Buenos Aires
SEGUINOS    

    Tailandia: Murió uno de los buzos que intentaba rescatar a los niños

    El hombre se quedó sin oxígeno cuando volvía de la cavidad donde se encuentran los jóvenes atrapados

    Tailandia: Murió uno de los buzos que intentaba rescatar a los niños

    Las autoridades tailandesas confirmaron la muerte de un buzo que forma parte de los equipos de rescate que tratan de salvar a 12 niños y un adulto atrapados en una cueva desde el 23 de junio.

    Samarn Kunan de 38 años era un antiguo miembro de los cuerpos de elite de la Marina y murió este jueves al quedarse sin oxígeno mientras regresaba buceando de la cavidad donde se encuentran los niños.

    "La muerte de este experto buceador sirve para mostrar la dificultad de las tareas de rescate. A pesar del deceso no vamos a parar de trabajar para sacar al grupo", declaró Passkorn Boonyaluck, vicegobernador de Chiang Rai, lugar donde se encuentra la cueva.

    Kunan regresaba a un campamento provisional, a unos 1,7 kilómetros de la cueva, tras completar su misión de transportar oxígeno comprimido hasta la gruta donde se halla el grupo. Perdió el conocimiento y las tareas para reanimarlo no dieron resultado. 

    La cantidad de oxígeno en la cueva donde están los niños bajó hasta el 50%, según informaron este viernes las autoridades, y por ese motivo ampliarán la reservas.

    Las opciones para rescatar a los niños son dos: bucear por los pasadizos inundados o encontrar un hueco en la montaña y sacarlos con la ayuda de un helicóptero.

    Las buenas condiciones climáticas y el drenaje artificial del agua que inunda parcialmente la cueva, aumentan las posibilidades de rescate. Sin embargo las autoridades prefieren no dar fechas. 

    Confirmaron que los operativos para sacar a los niños serán graduales y primero saldrán los que estén en mejor condiciones físicas y psicológicas.

    El grupo formado por 12 niños de entre 11y 16 años y su entrenador de 26 fue encontrado el lunes por la noche 4 kilómetros adentro de una cueva. La búsqueda duró casi 10 días y tuvo la participación de más de 1300 personas.

    Se encuentran bajo tratamientos médicos y psicológicos, se los ve delgados pero en un buen estado anímico y de salud. Comenzaron un entrenamiento intensivo para aprender a bucear para poder salir del lugar. 

     

    Compartir