Buenos Aires
SEGUINOS    

    Se conocieron los motivos por los que Borges nunca recibió el premio Nobel

    La desclasificación de archivos por parte de la Real Academia Sueca de las Ciencias, que entrega el prestigioso galardón, puso fin a los rumores.

    Se conocieron los motivos por los que Borges nunca recibió el premio Nobel

    Jorge Luis Borges es uno de los escritores del siglo XX más elogiados no solo en nuestro país, sino a nivel mundial. Sin embargo, a pesar de haber estado nominado en más de una ocasión, nunca recibió un premio Nobel. “Es una antigua tradición escandinava: me nominan para el premio y se lo dan a otro. Ya todo eso es una especie de rito”, bromeó en una entrevista de 1979.

    Las razones por este desaire dieron lugar a muchas especulaciones. Ahora, a partir de la desclasificación de archivos de la Real Academia Sueca de las Ciencias, que desde 1901 elige todos los años a un ganador, finalmente se conocen.

    Al parecer, 1967 fue el año en que el autor de clásicos como Ficciones El Aleph estuvo más cerca de ser elegido. Aunque fue uno de los candidatos “serios” (de 70 nominados en total), el galardón de ese año quedó en manos del guatemalteco Miguel Ángel Asturias.

    Según publicó el diario sueco Svenska Dagbladet , a partir de documentos de la Academia que se mantuvieron en secreto por más de cincuenta años, el presidente del Comité del premio, Anders Osterling, rechazó entonces a Borges porque “es demasiado exclusivo o artificial en su ingenioso arte en miniatura”.

    Hasta su muerte en 1986, Borges siempre estuvo entre los candidatos al Nobel, pero nunca fue reconocido. Y siempre hubo rumores de que esto se debió más a la política que con la literatura. De hecho, muchas fuentes lo atribuyeron durante años a la visita que hizo en 1976 (en plena dictadura chilena) al general Augusto Pinochet.

    A eso se habría sumado la crítica que formuló a la obra del poeta sueco Artur Lundkvist, quien más tarde fue nombrado secretario permanente de la Academia. “La sociedad sueca no puede premiar a alguien con esos antecedentes (por la visita a Pinochet)”, afirmó Lundkvist.

    Incluso María Kodama, viuda del escritor, declaró en 2016, que “todo el mundo sabe que fue una cuestión política. Él no fue invitado por Pinochet, sino por la Universidad de Chile. La gente es muy perversa, porque cuando un hombre como él recibe un doctorado, es protocolo que vaya el presidente del país”.

    Compartir