Buenos Aires
SEGUINOS    

    Más de 400 pilotos de la Fuerza Aérea a las low cost por los bajos sueldos

    Casi 400 aviadores se fueron desde 2007 por los bajos sueldos y las pocas horas de vuelo

    Más de 400 pilotos de la Fuerza Aérea a las low cost por los bajos sueldos

    Casi 400 pilotos dejaron la Fuerza Aérea en los últimos diez años por los bajos salarios y el desaliento por las escasas horas de vuelo para entrenamiento profesional. Los pronósticos no son alentadores, frente a las perspectivas de crecimiento que presentan las compañías aéreas de bajo costo (low cost), que atraen a tripulantes formados y adiestrados por el Estado.

    Por ejemplo, Fly Bondi, una de las primeras low cost que operará en el país, tiene un plan de incorporación de 120 pilotos hacia fines de 2018.

    Para la formación integral de los pilotos la Fuerza Aérea invierte $ 93 millones (US$ 5,1 millones) durante quince años, hasta alcanzar la máxima capacidad en unidades operativas, por lo que el éxodo en la última década tuvo un costo de $ 35.340 millones (US$ 1963 millones), más del doble del presupuesto de la fuerza para todo un año.

    El éxodo alcanzó a 380 oficiales, desde el grado de alférez hasta vicecomodoro, y se produjo especialmente en la franja netamente operativa, con la deserción de 236 tenientes primeros y 73 capitanes. La proyección puertas adentro de la Aeronáutica es que las proporciones se profundizarán, frente a las perspectivas de crecimiento de las low cost.

    Las compañías aéreas privadas ofrecen salarios iniciales superiores a $ 50.000, que prácticamente duplican los haberes de un teniente o capitán en actividad. Este panorama se da en medio de una grave reducción de las posibilidades ciertas de volar en la Fuerza Aérea, por las restricciones presupuestarias y el escaso número de aeronaves en servicio.

    “A todos los pilotos nos une la pasión por volar”, confió ayer un oficial retirado el año pasado de la Fuerza Aérea, que hoy conduce aviones en LAN y pidió mantener en reserva su identidad. “El problema viene de arrastre y no es culpa de las low cost. Pero se acentúa en este período de expansión de la aviación comercial”, explicó una fuente castrense.

    En medio del crítico panorama, la conducción de la Fuerza Aérea recibió muy favorablemente el reciente decreto 595/17, que autorizó créditos por casi US$ 900 millones para la compra de equipamiento militar. El presupuesto de la Fuerza Aérea, con un plantel de 13.000 hombres y mujeres, asciende hoy a $ 14.500 millones, y más del 76% se destina a sueldos.