Buenos Aires
SEGUINOS    

    La "mosca mordedora" ya se convirtió en plaga

    Se conoce popularmente como barigüí, y su expansión genera problemas en los quince municipios bonaerenses de la cuenca del Río Salado

    La

    Los vecinos de los partidos de la cuenca del Salado desde hace dos meses están sufriendo la invasión del barigüí, un molesto insecto que muerde a las personas y los animales provocando dolor y, en algunos casos, reacciones alérgicas e infecciones. Además de ser muy molestas y difíciles de ver, las "moscas mordedoras" son resistentes al uso de repelentes.

    Emparentado con mosquitos y tábanos, este insecto se desarrolla en corrientes de agua —a diferencia de los mosquitos, que lo hacen en aguas estancadas— y no es transmisor de ninguna enfermedad, aunque sí produce lesiones dolorosas que pueden perjudicar al ganado y a las personas alérgicas.

    Ya se llevaron adelante dos reuniones en las que se convocaron a intendentes de partidos afectados para llevar adelante un plan de acción que prevea un tratamiento científico e integral para acabar con el problema.

    Participaron de los encuentros los ministerios de Ciencia y Tecnología, Salud y Agroindustria bonaerenses, el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS), la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC), la Universidad Nacional del Noroeste (UNNOBA) y el CEPAVE.