Buenos Aires
SEGUINOS    

    Goiás (Brasil): Muertos, heridos y prófugos tras rebelión en una cárcel

    Unos nueve presos murieron y 14 resultaron heridos al iniciarse este lunes una rebelión de presos rivales en un ala de una cárcel en la Región Metropolitana de Goiás, Brasil, informó la Superintendencia Ejecutiva de Administración Penitenciaria (Seap)

    Goiás (Brasil): Muertos, heridos y prófugos tras rebelión en una cárcel

    Unos nueve presos murieron y 14 resultaron heridos al iniciarse este lunes una rebelión de presos rivales en un ala de una cárcel en la Región Metropolitana de Goiás, Brasil, informó la Superintendencia Ejecutiva de Administración Penitenciaria (Seap). La Colonia Agroindustrial tiene un régimen de sistema semiabierto

    Pese a que la Policía Militar no informó cuantos presos lograron huir durante la rebelión, el comandante de la policía de Goiás, aseguró que cerca de 20 internos fueron recapturados esta tarde y esperaban recapturar a otros 14

    Los presos heridos fueron trasladados al hospital de urgencias de Goiana, mientras que las llamas que emanaban de los colchones incendiados fueron rápidamente disipadas por el cuerpo de bomberos. Familiares de los presos se desplazaron hasta la puerta de la cárcel para intentar conseguir informaciones sobre lo ocurrido y algunos de ellos llegaron a ser avisados de la matanza por los propios reos a través de aplicaciones de mensajería instantánea, según relataron medios locales.

    Brasil vivió en enero del año pasado uno de los episodios más trágicos de su historia carcelaria con sangrientas matanzas en prisiones de los estados de Amazonas, Roraima y Rio Grande do Norte, las cuales dejaron un balance de más de 130 muertos.

    La peor masacre tuvo lugar hace exactamente un año en el Complexo Penitenciário Anísio Jobim (Compaj), en la ciudad amazónica Manaus, donde 56 presos murieron en una lucha entre facciones rivales, las cuales mostraron la gran influencia que tienen en el interior de las unidades y evidenciaron la inseguridad, el hacinamiento y las malas condiciones del sistema penitenciario brasileño.

    Compartir