Buenos Aires
SEGUINOS    

    Familiares y amigos despidieron los restos de Anahí Benítez

    Familiares y amigos dieron su último adiós en una casa de sepelios de Lomas de Zamora

    Familiares y amigos despidieron los restos de Anahí Benítez

    Familiares, amigos y vecinos de Anahí Benítez, la adolescente asesinada en una reserva ecológica de Lomas de Zamora, despidieron hoy sus restos con aplausos y reclamos de justicia.

    El féretro que llevaba los restos de Benítez partió minutos después de las 11 de la sala velatoria Casa Lasalle con un cortejo fúnebre rumbo al cementerio municipal, donde finalizarán las exequias. Aplausos fuertes y secos de bronca fueron utilizados por algunos vecinos para despedir los restos de la estudiante de 16 años, mientras algunos amigos reiteraron su pedido de justicia para que se esclarezca la desaparición y crimen de Benítez.

    Anahí Aldana Benítez dejó su casa el sábado 29 de julio por la tarde cuando le avisó a su madre, Silvia Pérez, que iría a caminar por los alrededores de la reserva Santa Catalina, un enorme predio verde que une a distintas localidades del partido de Lomas de Zamora. Seis días después y pese a la intensa búsqueda que realizaron sus allegados y agentes de la policía bonaerense, el cadáver de la menor de edad fue hallado enterrado en un prado de la reserva.

    Benítez estudiaba en la Escuela Normal Antonio Mentruyt, de Banfield, y su cadáver presentaba algunos golpes aunque no tenía rasgos de violencia sexual. La fiscalía que investiga el caso ordenó el arresto de un docente de la escuela a la que concurría la adolescente y tenía previsto indagarlo en breve. Según la autopsia, Benítez falleció por “asfixia por sofocación”.

    Silvia Pérez, la madre de la víctima, dijo: “La vida sin ella no es vida. Yo quiero que se sepa que pasó, que no se escape el que lo hizo”. Y afirmó que su hija era “una nena dulce, buena, que generaba amor en todos los que la conocían; una artista total, un talento enorme”. Silvia también le dedicó a Anahí un mensaje en Facebook: “Fue el honor más grande que Dios pudo darme tenerte como mi hija. Sos amor infinito. Sos arte infinito. Tu luz no se apagará nunca. Te amé, te amo y te amaré siempre”.