Buenos Aires
SEGUINOS    

    Ex alumnas del Colegio Nacional Buenos Aires escracharon a directivos, docentes y preceptores de la institución

    Un grupo de ex alumnas del Colegio Nacional Buenos Aires escrachó a directivos, docentes y preceptores de la institución a quienes acusan de violencia machista. Fue el jueves, durante la entrega de diplomas. Entre las chicas que leyeron el discurso, ubicada en el centro, estuvo Ema Graña, hija del periodista Rolando Graña.

    Ex alumnas del Colegio Nacional Buenos Aires escracharon a directivos, docentes y preceptores de la institución

    "Las tres personas que hablamos sólo somos las portavoces, no es una cuestión de jerarquía. Somos un grupo grande las que estamos reclamando", aclaró Ema en declaraciones periodísticas.

    La joven confirmó que "por ahora no" hay denuncias penales contra los docentes y autoridades que mencionaron, con nombre y apellido, en el discurso. Y agregó que el grupo de ex alumnas está siendo asesorado legalmente. "No vamos a confirmar por ahora si haremos una denuncia, porque estamos en un marco legal muy complicado. Nos estamos asesorando legalmente", comentó.

    "Nosotras éramos menores de edad, entonces ya ahí se reducen un montón nuestras posibilidades de hacer denuncias. Además, las personas que eran nuestras autoridades, y con quienes nosotras teníamos que denunciar, eran quienes nos estaban violentando", remarcó Ema.

    La chica explicó que, cuando sufrieron estos episodios, las estudiantes tenían alrededor de 13 años. "Es muy difícil concebir el nivel de violencia que está siendo ejercido, para con vos, por parte de quien se supone que te tiene que cuidar y te tiene que educar. Es muy difícil darse cuenta", señaló.

    Respecto a cuáles son los siguientes pasos, la joven indicó que "más allá de denuncia, al final del discurso hay unas exigencias" y que "básicamente lo que estamos diciendo es que no puede haber más tolerancia". Agregó que están tratando de que el tema se extienda a todos los secundarios, para que "no se tolere más".

    Ema y el resto de las chicas que participaron en el acto del jueves son egresadas del turno mañana 2016. Con pañuelos verdes en sus muñecas y haciendo uso del lenguaje inclusivo, comentaron experiencias que "fueron y siguen siendo sumamente dolorosas".

    El primer episodio, contaron, fue en el 2012, cuando ingresaron al colegio, con 12 o 13 años. Entre otros episodios, dijeron que el entonces regente les hacía comentarios sobre el largo de sus polleras, las tocaba y besaba. También dijeron que su preceptor de quinto evaluaba junto con sus compañeros "el mejor culo del año", entre otros comentarios sexistas y besos y manoseos, y apuntaron que un docente de matemática también las saludaba con el beso, les tocaba la cintura y les pedía que le mandaran fotos de sus vacaciones por mail.

    Compartir