Buenos Aires
SEGUINOS    

    España: Rajoy delegó en su vicepresidenta el mando del gobierno de Cataluña

    Soraya Sáenz de Santamaría cumplirá las funciones del Ejecutivo catalán, luego de la declaración unilateral de independencia

    España: Rajoy delegó en su vicepresidenta el mando del gobierno de Cataluña

    El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, delegó este sábado en su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, las funciones y competencias de jefe del Ejecutivo de la región de Cataluña, tras el cese de su hasta ahora titular, Carles Puigdemont.

    Así consta en el real decreto por el que se designó a órganos y autoridades encargados de dar cumplimiento a las medidas acordadas este viernes por el Consejo de Ministros, para restablecer la legalidad constitucional en Cataluña, horas después de que su Parlamento aprobara una declaración de independencia.

    El Gobierno español dictaminó a continuación el cese de todo el Gabinete de Puigdemont, mientras que Rajoy procedió a disolver el Parlamento regional para convocar a elecciones generales para el 21 de diciembre. También destituyó al jefe de la policía regional, Josep Lluis Trapero, al mando de un operativo de 16.000 agentes, los Mossos d’Esquadra.

    Decenas de altos funcionarios del gobierno catalán también cesarán en sus cargos y desaparecerán algunos órganos de gobierno de la Generalitat, como las delegaciones en el extranjero o un consejo asesor para la transición nacional.

    Durante la pasada madrugada, el Boletín Oficial del Estado español publicó esas medidas, entre las que se determina que el presidente del Gobierno asumirá las funciones y competencias que corresponden al presidente de la Generalitat (Ejecutivo) de Cataluña.

    Pero en otro artículo del decreto se especifica que Rajoy delega a su vez esas funciones en la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. En cuanto a los comicios regionales, la campaña se desarrollará entre el 5 y el 19 de diciembre y la votación será el día 21.

    Mientras tanto, en Madrid, miles de personas se concentraron en la Plaza de Colón, muchas de ellas con banderas españolas, para protestar contra la independencia de Cataluña y para implorar por la unidad de España.