La Policía Científica de la Ciudad informó que los resultados provisorios de los peritajes hacen sospechar de que se habría tratado de un suicidio. “Estoy muy conmocionada y muy triste”, expresó Máxima a través de un comunicado.

La joven de 33 años fue hallada en su departamento de la calle Río de Janeiro al 200, del barrio porteño de Caballito, luego de un llamado al 911 hecho a la medianoche. La embajada holandesa ratificó la hipótesis de la Policía de la Ciudad y agregó que la muerte se habría producido en la noche de ayer.

Cerca de la 1 de hoy, agentes y bomberos de la ciudad llegaron al departamento del séptimo piso y trabajaron allí hasta alrededor de las 4, cuando los peritos se retiraron y una media hora más tarde fue trasladado el cadáver.

Zorreguieta trabajaba en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, a cargo de Carolina Stanley, desde febrero de 2016 como directora de Despacho y Mesa de Entradas de la Dirección General de Administración de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales. Como el decreto que oficializó su designación no daba cuenta de que cumplía con todos los requisitos para el cargo, el gobierno holandés se vio obligado a aclarar en su momento que "la reina Máxima no tuvo ningún rol en el nombramiento de su hermana".

Tras conocerse el fallecimiento de Inés, la reina de Holanda manifestó su consternación a través de un comunicado del servicio de información de ese país. "Estoy muy conmocionada y muy triste", declaró.

Inés Zorroguieta era madrina de una de la princesa Ariane, una de las hijas de la pareja real, y había sido una de las damas de honor durante el casamiento de la argentina con el rey Guillermo Alejandro. Hace algunos años trascendió que sufría una fuerte depresión y un cuadro de trastornos alimentarios que la llevaron a recibir tratamiento en la clínica neuropsiquiátrica Avril.

En 2008, la hermana de Máxima se graduó en Psicología en la Universidad de Belgrano, donde presentó la tesis titulada: "Diferencias de género en el suicidio y conductas vinculadas". En 2009 comenzó a trabajar para la ONU en Panamá, donde se desempeñó en varias áreas de investigación y análisis, en Recursos Humanos y Comunicaciones. Tres años después volvió a la Argentina por una separación con su entonces pareja.

En la investigación sobre su muerte interviene la Fiscalia Criminal y Correccional 19, a cargo de Cinthia Oberlander.