Buenos Aires
SEGUINOS    

    En el "país de las vacas", carne premiun japonesa

    En julio se anunció que la exclusiva wagyu desembarcaría en los restaurantes argentinos, pero desde la empresa encargada de la importación aseguraron que la devaluación complicó las cosas.

    En el

    El anuncio de julio se dio en el marco del acuerdo entre la Argentina y Japón en conmemoración de los 120 años de relaciones diplomáticas bilaterales. Por eso, por primera vez en la historia, se concretó una apertura recíproca del mercado de carnes: a la vez que se presentó el wagyu, se enviaron a tierras niponas 200 kilos de carne patagónica.

    Sin embargo, la suba del dólar supuso una traba tanto para los comercios interesados como para los responsables de importarlo. Y es por eso que, hoy en día, la fecha del desembarco de esta carne marmolada en los platos nacionales es una incógnita.

    Hasta el momento sólo ingresaron al país 81 kilos de carne wagyu. Fueron utilizados para llevar a cabo la presentación del producto, realizada el 26 de julio. En ese entonces, el dólar cotizaba $24.40. Pero luego llegó la devaluación de agosto, la moneda estadounidense superó los $38 y cambió el panorama. "Tenemos que rearmar la demanda y hay que hacer un reacomodamiento de precios. El problema de la carne wagyu es que su elevado precio está en dólares y quedó por las nubes. Otra cuestión es que se debe importar en partidas pequeñas, apenas superiores a los 100 kilos. Si por cualquier motivo se demora la entrega del producto, las pérdidas que eso conlleva se hacen más difíciles de solventar", contaron desde IFISA, la empresa encargada de la importación de la carne.

    La próxima semana habrá reuniones en las que se buscará llegar a una solución al problema generado por la escalada del dólar.

    "Hay una lista de seis o siete restaurantes que están interesados en escuchar el precio de la carne. Pero el valor que tenía en pesos hace un mes es muy distinto al que puedo tener hoy. La única forma de manejar esto es cotizarla en dólares y cobrar en esa moneda", agregaron desde la empresa, que buscará además que los comercios interesados realicen pedidos concretos de la cantidad y el tipo de corte que buscan. "Es un producto que dura hasta dos meses refrigerado, porque está envasado al vacío", agregaron desde IFISA. Los precios, que varían según el corte, asustan. "Un corte de paleta va a estar entre u$s80 y u$s90 el kilo para los restaurantes. Los cortes premium, como bifes o lomos, estarán arriba de los u$s200. Aunque, según explicaron chefs especializados, los platos se sirven en fetas. Una receta lleva entre 80 y 100 gramos. A partir de ahí se debe calcular el precio en la carta", subrayaron.

     

    Compartir