Buenos Aires
SEGUINOS    

    El Sindicato de Policías Federales pidió que el Ejército vigile a Lula

    "Los policías que atienden a la población están sin poder desarrollar sus actividades normalmente", dice el escrito, que agrega que algunos vecinos sufrieron amenazas por parte de los militantes que respaldan a Lula.

    El Sindicato de Policías Federales pidió que el Ejército vigile a Lula

    El Sindicato de Policías Federales pidió a las autoridades trasladar a un cuartel de las Fuerzas Armadas al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva a raíz de los trastornos que genera un acampe de la militancia en los alrededores del edificio donde está detenido el líder opositor, en Curitiba, capital del estado de Paraná.

    Los comisarios de la Policía Federal enviaron un oficio interno a la Superintendencia de la Policía Federal en Paraná, donde una de las salas sirve como celda para Lula, en la que señalan que el traslado es para que haya "mayor seguridad sin causar trastornos a la población y empleados de la fuerza".

    Lula llegó el sábado a la sede de la Policía Federal en Curitiba, en el barrio Santa Cándida, en cuyo contorno al menos 1.000 personas de los movimientos sociales acampan, reciben visitantes y realizan actos para respaldar al ex presidente.

    El Partido de los Trabajadores anunció que permanecerá haciendo la vigilia hasta lograr la libertad de Lula, algo que podría ocurrir la próxima semana con un fallo de la Corte, pero no existen fechas determinadas. Por ahora, está en vigencia la pena de 12 años y un mes de cárcel a la que fue condenado el ex mandatario.

    "Los policías que atienden a la población están sin poder desarrollar sus actividades normalmente", dice el escrito, que agrega que algunos vecinos sufrieron amenazas por parte de los militantes que respaldan a Lula. En ese marco, sugirieron que una "unidad de las Fuerzas Armadas tendría más condiciones para mantener" detenido al ex presidente.

    La sala dormitorio del edificio para comisarios que llegan de otros puntos del país fue transformada en una celda para dar cumplimiento a la orden de detención impartida por el juez Sérgio Moro, responsable por la condena a Lula.

    Compartir