Buenos Aires
SEGUINOS    

    El Gobierno español aprobó hoy un decreto ley para exhumar los restos de Francisco Franco

    El Gobierno español aprobó hoy un decreto ley para exhumar y sacar los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos

    El Gobierno español aprobó hoy un decreto ley para exhumar los restos de Francisco Franco

    El Ejecutivo buscará un lugar "digno y respetuoso" para reubicar los restos del dictador si su familia no se pronuncia o no decide su destino en un plazo de 15 días desde el 31 de agosto, fecha en la que se acordará el procedimiento para iniciar los trámites.

    Según explicó, el Gobierno concibe "dos escenarios" posibles: uno en el que la familia Franco "responda" a la decisión de trasladar los restos del dictador y se haga cargo de ellos y un segundo en el que, si esto no ocurre, "el Gobierno decida a qué lugar" se llevarán. Con el decreto ley aprobado hoy por el consejo de ministros, que modifica la ley de memoria histórica de 2007, el Gobierno del socialista Pedro Sánchez busca facilitar la exhumación y evitar posibles demandas de la familia del dictador.

    La vicepresidenta insistió en el carácter urgente de la medida, requisito necesario para recurrir a un instrumento legal como el decreto ley, según recoge la Constitución española. "Es urgente hacerlo porque vamos tarde", señaló. "Naciones Unidas lleva desde 2014 diciendo que no es sostenible tener la tumba del dictador junto a las víctimas (de la guerra civil)", añadió.

    En este sentido, insistió en que el respeto a las 32.000 víctimas de la contienda (de ambos bandos) que yacen en el Valle de los Caídos "no es posible estando allí los restos del dictador". "No hay ni una sola razón de fondo para que la democracia española no se sienta digna con esta exhumación", zanjó. 

    Calvo no confirmó una fecha concreta para llevar a cabo la exhumación y ésta dependerá del trámite del decreto ley, que debe ser convalidado por mayoría simple por el Congreso de los Diputados. La tumba de Franco se encuentra desde su muerte, en 1975, junto al altar de la basílica del Valle de los Caídos, un recinto situado a 60 kilómetros de Madrid y concebido por el propio dictador para albergar los restos de los muertos en la guerra civil española (1936-1939). 

    Ahora, el Gobierno de Sánchez quiere reconvertir el mausoleo, que fue levantado con el trabajo forzoso de presos del franquismo, en una suerte de monumento a la reconciliación y a la memoria. 

    Compartir