Buenos Aires
SEGUINOS    

    "Demostraré, aunque no corresponda, la falta de fundamento de esta 'insólita' acusación en mi contra"

    La expresidenta Cristina Fernández presentó un escrito en la causa conocida como "Hotesur", en la que se la investiga por supuesto lavado de dinero a través de falsos alquileres de plazas hoteleras a la exfamilia presidencial.

    La expresidenta Cristina Fernández presentó un escrito en la causa conocida como "Hotesur", en la que se la investiga por supuesto lavado de dinero a través de falsos alquileres de plazas hoteleras a la exfamilia presidencial.

    “En este caso resulta imposible saber cuál es el hecho puntual, concreto y específico de carácter delictivo que se me atribuye”, escribió la expresidenta en su cuenta oficial de Facebook, y luego publicó el excrito presentado ante el juez Ercolini.

    “De hecho, es tan arbitraria la intimación que ni siquiera se precisa cuáles son las conductas que conforman la supuesta maniobra de blanqueo de capitales, cuándo se habría consumado ni el modo en qué se habría afectado el bien jurídico tutelado por la norma”, escribió en otro fragmento de la publicación.

    . El descargo en las redes de Cristina Fernández tras su presentación:

    "En este caso resulta imposible saber cuál es el hecho puntual, concreto y específico de carácter delictivo que se me atribuye, más allá de la reedición del relato que la prensa oficialista se encarga de machacar incesantemente. De hecho, es tan arbitraria la intimación que ni siquiera se precisa cuáles son las conductas que conforman la supuesta maniobra de blanqueo de capitales, cuándo se habría consumado ni el modo en qué se habría afectado el bien jurídico tutelado por la norma.

    Si bien es sumamente difícil -por no decir imposible- ejercer mi derecho de defensa en juicio en el contexto descripto, máxime si a ello se le suma un escenario de absoluta privación de justicia que vengo padeciendo desde el mes de diciembre del año 2015, de todas formas demostraré, aunque no corresponda a mi parte, la absoluta falta de fundamento de esta insólita acusación, tanto desde un punto de vista fáctico como jurídico.

    En otras palabras, se llega al absurdo de tener que probar la licitud de un acto cuando en cualquier legislación del mundo –y en Argentina también- la operación es al revés: la parte que acusa es la que tiene la obligación de acreditar la existencia del delito