Buenos Aires
SEGUINOS    

    Crimen de María Marta García Belsunce: Pachelo se declaró inocente

    Nicolás Pachelo aseguró ser inocente y no tener nada que ver con el crimen de María Marta García Belsunce, al ser indagado por primera vez como sospechoso de ese asesinato ocurrido hace 15 años en el country Carmel de Pilar donde él también vivía "Dijo lo que viene diciendo hace 15 años, que es inocente y no tiene nada que ver con esta causa", dijo su abogado defensor, Roberto Ribas.

    Crimen de María Marta García Belsunce: Pachelo se declaró inocente

    El imputado llegó pasadas las 9.30 a la sede de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Pilar sin tomar contacto con la prensa. Pachelo llegó escondido en el asiento trasero del auto marca Peugeot de su abogado, que ingresó por un portón lateral a la fiscalía ubicada en calle Tucumán 501, esquina Ituzaingó, de Pilar. El sospechoso fue indagado por los fiscales María Inés Domínguez y Andrés Quintana, quienes le imputan los delitos de "robo agravado y homicidio criminis causa", que prevén la pena de prisión perpetua.

    A pedido del abogado Ribas, de la indagatoria también participó el juez de Garantía 1 de San Isidro, Ricardo Costa, quien actuó prácticamente como un veedor y no le formuló ninguna pregunta.

    Ribas contó que luego de que los fiscales leyeran la imputación en su contra, lo primero que dijo Pachelo fue que todo eso "es mentira" y luego les dijo: "Voy a hablar, pero no me interrumpan". Pachelo entonces hizo un pormenorizado relato de todo lo que recordaba haber hecho aquel 27 de octubre de 2002, aunque en todo momento aclaró que no recordaba con precisión los horarios. Según esta coartada -la misma que dio cuando declaró como testigo en la causa-, ese día, al mediodía, se fue de su casa de Carmel con el mayor de sus tres hijos rumbo a la localidad de Longchamps, donde jugó con unos amigos un partido de fútbol con su equipo "Cuba All Boys".

    Explicó que regresó al Carmel -la cámara de seguridad lo tomó a las 17.34 entrando en su Ford Ranger-, que allí se duchó, se cambió, miró unos minutos un partido de fútbol que podría ser el clásico River-Boca que se jugaba esa tarde, y luego partió rumbo a Capital Federal.

    Respecto a los tres testigos -en aquel momento adolescentes- que aseguraron haber visto trotando a Pachelo cerca de María Marta cuando la socióloga regresaba en bicicleta a su casa y minutos antes de que ésta fuera asesinada, el imputado dijo no recordar cruzarse con la víctima ni con esos chicos y que lo deben haber visto cuando fue a buscar el auto de su esposa al estacionamiento del Club House para ir en ese vehículo a Buenos Aires.

    Pachelo dijo que en Capital Federal primero se encontró con su madre en un shopping porque ésta le compró un regalo a su nieto por el cumpleaños y luego pasó a buscar a su por entonces esposa, Inés Dávalos Cornejo (39), que había ido a un recital de Diego Torres. Luego contestó, aunque de manera escueta, una serie de preguntas que le hicieron Domínguez y Quintana, pero la indagatoria duró dos horas, mucho menos tiempo que las nueve horas durante las cuales los mismos fiscales interrogaron a su ex esposa, Dávalos Cornejo, cuando fue indagada el 13 de octubre pasado y también se declaró inocente.

    Tras la indagatoria, Pachelo volvió a retirarse en el auto de su abogado y se tapó el rostro con un cuaderno para evitar ser fotografiado por los reporteros gráficos que se hallaban haciendo guardia en la puerta de la fiscalía de Pilar.

    Los nuevos fiscales fueron destinados a investigar el caso desde la foja 1 cuando, en diciembre de 2016, el Tribunal de Casación absolvió al viudo Carlos Carrascosa y les encomendó determinar si había algún nuevo sospechoso antes de que el 27 de octubre -cuando se cumplieron 15 años del crimen- prescribiera la causa Tras nueve meses de trabajo y el análisis de los 42 cuerpos que actualmente tiene la causa, Quintana y Domínguez citaron a indagatoria a Pachelo y a Dávalos Cornejo como sospechosos de haber participado del crimen.

    Los fiscales tienen sospechas de que el entonces matrimonio estaba adentro del country Carmel al momento del crimen y que la hipótesis que apuntaba al vecino sospechoso por sus antecedentes de robos no fue investigada como era debido por el fiscal original del caso, Diego Molina Pico.

    El robo de un cofre metálico de la asociación benéfica "Amigos del Pilar" que María Marta guardaba en su casa con dinero en efectivo, tres chequeras y la llave de una caja de seguridad, es el posible móvil del crimen para los nuevos investigadores. También fueron citados a indagatoria cinco ex vigiladores que trabajaban en Carmel al momento del hecho.