Buenos Aires
SEGUINOS    

    Causa Ciccone: Echegaray dijo no haberle dado tratamiento especial

    El extitular de la AFIP declaró ante la Justicia

    Causa Ciccone: Echegaray dijo no haberle dado tratamiento especial

    El extitular de la AFIP Ricardo Echegaray negó ante la Justicia haberle dado un tratamiento preferencial a la quiebra de la imprenta Ciccone Calcográfica en 2010.

    Echegaray pidió ser sobreseído en la causa conocida como Ciccone II, vinculada a otra por la que está procesado el exvicepresidente Amado Boudou, y cuestionó un documento aportado por Alejandro Vandenbroele. El exfuncioanrio declaró durante cuatro horas ante el juez federal Ariel Lijo y el fiscal Jorge Di Lello, quienes lo citaron luego de que Vandenbroele lo volviera a vincular con el levantamiento de la quiebra de Ciccone.

    Vandenbroele fue quien compró, en representación de la firma The Old Fund, la imprenta con capacidad para imprimir billetes y, en su declaración como “arrepentido” ante la Justicia, dijo que Echegaray tuvo un papel fundamental para convencer a los inversores.

    Vandenbroele aportó ante la Justicia un documento que, según dijo, circulaba en la AFIP durante la gestión de Echegaray y que hacía referencia a un plan de facilidades que se le otorgaría a Ciccone para salir de la quiebra. 

    Durante su declaración, Echegaray negó hoy que ese documento estuviera en el expediente de la quiebra de Ciccone. Sostuvo que el que figura en el trámite tiene una aclaración de su puño y letra con la que rechazó otorgarle facilidades a esa empresa. Echegaray afirma que el documento que lleva su firma establecía que los pagos de Ciccone debían realizarse “de acuerdo a la resolución 970”, que implica la concesión de un plan de pago de deudas con el fisco, pero sin quita, según señalaron fuentes judiciales.

    Desde el equipo de abogados de Echegaray, encabezado por León Arslanian, informaron que el documento referido por el extitular de la AFIP se encuentra incorporado al expediente a cargo del juez Lijo.

    Por otro lado, cuando le preguntaron por qué el trámite administrativo del levantamiento de la quiebra de Ciccone se resolvió en 48 horas, Echegaray respondió que era el plazo establecido para una trámite que le llegaba bajo el carácter de “muy urgente”. Y agregó que los trámites administrativos podían resolverse en cinco días si estaban catalogados como “normal”; en 3, si eran “urgentes”, y en dos, si eran “muy urgentes”.

    En otro tramo de la indagatoria, el exfuncionario kirchnerista negó haber tenido la orden política de “salvar” a Ciccone, aunque reconoció haberse reunido con Amado Boudou, por entonces Ministro de Economía, en dos oportunidades. 

    El caso Ciccone está dividido en dos: la compraventa irregular de la empresa está siendo evaluada ahora en juicio oral, con Boudou en el banquillo de los acusados, y la investigación del origen de los fondos utilizados está aún en instrucción. La declaración de Echegaray se produjo en el marco de la investigación sobre el origen de los fondos para que The Old Fund comprara Ciccone, causa por la que ayer declaró el banquero Jorge Brito, mecionado por Vandenbroele como uno de los financistas.