Buenos Aires
SEGUINOS    

    Brasil: La Corte Suprema habilitó la detención de Lula Da Silva

    El exmandatario había presentado un "habeas corpus" para seguir apelando su condena en libertad. La reñida votación la definió la presidenta del máximo tribunal, Cármen Lúcia

    Brasil: La Corte Suprema habilitó la detención de Lula Da Silva

    La tensión política en Brasil sumó un nuevo capítulo. A solo seis meses de las próximas elecciones presidenciales, el Supremo Tribunal Federal (STF) falló en contra de Lula, que había presentado un recurso de "habeas corpus" para evitar su encarcelamiento antes de agotar todas las instancias judiciales. De esta forma, el máximo tribunal dio luz verde a su detención. De ser así, su candidatura quedaría en riesgo.

    La encargada de desempatar la reñida votación, que terminó en 6-5 contra el exmandatario, fue la presidenta de la Corte, Cármen Lúcia. Sin embargo, Lula no irá a prisión inmediatamente. Todavía tiene hasta el 10 de abril para presentar un nuevo recurso, pero los expertos en derecho coinciden en que esta etapa es una formalidad y que la probabilidad de que tenga éxito es mínima.

    El expresidente, de 72 años, había sido condenado en enero por un tribunal de segunda instancia a 12 años y un mes de cárcel, tras haber recibido como soborno un departamento tríplex - en el balneario de Guarujá- por la constructora OAS. El trato consistía en que el exmandatario debía garantizarle a la empresa contratos con Petrobas, durante su presidencia.

    Los jueces del STF que votaron en contra del recurso fueron Luís Roberto Barroso, Alexandre de Moraes, Rosa Weber, Luiz Fux y Rosa Weber. Por otro lado, los magistrados que intentaron darle esperanzas al líder del Partido de los Trabajadores fueron Gilmar Mendes, José Antonio Dias Toffoli, Ricardo Lewandowski, Marco Aurélio Mello y Celso de Mello.

    El abogado de Lula, José Roberto Batocchio, intentó intervenir en la votación y aseguró que en este tipo de recursos la Presidenta no puede desempatar. Sin embargo, la Corte decidió que sí.

    Lula siguió la audiencia judicial desde la sede del Sindicato de Metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo, cinturón obrero de Sao Paulo, en donde impulsó su carrera política hasta la jefatura de Estado. Lo acompañaron varios dirigentes del Partido de los Trabajadores (PT), entre ellas la expresidenta Dilma Rousseff, destituida en 2016 por el Congreso, acusada de manipular las cuentas públicas.

    Compartir