Buenos Aires
SEGUINOS    

    Ataques sobre Siria y Pakistán deja más de 150 muertos

    Al menos 150 personas murieron hoy en atentados simultáneos en el sur de Siria y otras 31 perdieron la vida en Pakistán mientras se desarrollaba la jornada electoral, todos con la firma de Estado Islámico. 

    Ataques sobre Siria y Pakistán deja más de 150 muertos

    En Quetta, capital de Baluchistán, sudoeste de Pakistán, los yihadistas lograron filtrarse en el colosal dispositivo de seguridad, integrado por 370 mil agentes entre policías y militares que garantizaban el desarrollo de las elecciones generales más problemáticas en la historia reciente del país.

    Un kamikaze a bordo de una motocicleta intentó en vano ingresar en una mesa electoral y por lo tanto decidió inmolarse contra un convoy de las fuerzas de seguridad haciendo explotar su chaleco.

    Como consecuencia, 31 personas murieron, entre ellas, 3 agentes de policía y 28 civiles que esperaban para votar y otras 70 resultaron heridas. 

    En tanto, esta mañana, en el sur de Siria, en la ciudad de Sweida y en poblados adyacentes, varios kamikaze se inmolaron de manera coordinada entre la multitud reunida en los mercados. 

    La cantidad de atacantes todavía no se precisó pero debieron enfrentar a las fuerzas de seguridad gubernamentales y de autodefensa mientras disparaban entre la gente.

    El balance, todavía provisorio, es catastrófico: al menos 156 muertos, entre ellos varios terroristas, y entre 60 y 70 civiles y varias decenas de hombres de las fuerzas de seguridad, según informó la ONG con base en Londres, Observatorio Siro para los Derechos Humanos (ONDUS). 

    De acuerdo a datos de ONDUS, durante los ataques en la provincia de Sweida los yihadistas tomaron a civiles de rehenes y se desconoce su suerte.

    Si bien el balance aún es confuso, se trata de uno de los atentados más sangrientos cometidos por Estado Islámico en Siria, país en el cual la creación del califa Abu Bakr al-Baghdadi nació de una facción rebelde de Al Qaeda, hace más de cuatro años.

    Los militantes de Estado Islámico también tiñeron de sangre los comicios paquistaníes, si bien contra una mesa electoral periférca, de modo de hacer sentir su presencia en las elecciones políticas más controvertidas y violentas de los últimos años.

    De hecho, 106 millones de electores fueron convocados a las urnas en un desafío entre 30 partidos políticos y más de 12.000 candidatos. Pero, en los hechos, se disputarán la incierta victoria la Liga Musulmana -en el poder- del ex premier (preso por corrupción) Nawaz Sharif (PML-N); el opositor partido liderado por el ex campeón de cricket Imram Khan (Pti) y el Partido Popular Paquistaní (Ppp).

    Ya suman 203 los muertos durante la campaña electoral, con un pico el 13 de julio pasado, cuando varios kamikaze mataron a 154 personas entre la multitud en un mitin electoral en Mastung, en el que se considera el segundo atentado más grave sufrido por Pakistán en más de 70 años de historia. 

    Estado Islámico reivindicó los ataques de Pakistán y Siria. Incluso, a través de su agencia de propaganda, Amaq, también se hizo cargo del ataque del domingo por la noche en Toronto, Canadá, donde un hombre, a los disparos por la calle, mató a una niña y a una joven de 18 antes, antes de ser abatido por la policía. 

    Sin embargo, la policía canadiense precisó que tal reivindicación no está apoyada por ninguna prueba.

    Compartir