Buenos Aires
SEGUINOS    

    Abusaron de una estudiante durante la toma en el Colegio Nacional Buenos Aires

    Desde el centro de estudiantes del colegio aseguraron que "en ningún momento" se quiso ocultar la información

    Abusaron de una estudiante durante la toma en el Colegio Nacional Buenos Aires

    Tras la denuncia por parte del rector, el Centro de Estudiantes del Colegio Nacional de Buenos Aires emitió este jueves por la tarde un comunicado en el que reconoció el “abuso sufrido por una estudiante hace dos semanas”, durante la toma del establecimiento, y aseguró que “en ningún momento” se procuró ocultar la información.

    “Lo que se hizo fue respetar los tiempos de la víctima para salir a hablar, sin exponerla a una situación de la que ella no quería ser parte. Desde el primer momento el Centro de Estudiantes, a través de su Comisión de Géneros y Consejeros de Convivencia, se comprometió con la contención emocional de la estudiante”, aseguraron a través del comunicado.

    Asimismo, afirmaron que “apenas tomaron conocimiento de la situación, le pidieron al abusador que no fuera más a la toma para no generar una situación incómoda para ella”. “Además, al día siguiente de lo sucedido empezamos a redactar un Protocolo contra la Violencia de Género para el colegio”, completaron.

    La supuesta adolescente que fue abusada en el Colegio Nacional Buenos Aires contó a través de un posteo en un grupo cerrado de Facebook cómo fueron los hechos:

    “Lo que me pasó es bastante feo. Sufrí abuso sexual el jueves 8 por parte de un compañero del colegio”, contó la adolescente que, según trascendió tiene 14 años y el abusador 18. “Fue una situación de mierda y una experiencia horrible que no es que pude olvidar y seguir adelante. Es algo que te deja hecha mierda y rompe un montón de cosas dentro tuyo”, afirmó explicó la joven y agregó: “Yo sólo les cuento mi experiencia para que puntualmente sepan que esta persona es un abusador y eso no se pone en discusión”.

    Además, la joven sostuvo que “no se trató de un caso aislado”. “Es parte de una realidad que vivimos todos los días. Dentro del colegio no es el primer caso, y seguramente no será el último, y no podemos seguir haciéndonos los boludos”, aseveró.

    “Es mucho más difícil de aceptar si el victimario es alguien que conozcas, en quien confies. Y lo sé, porque (colocó el nombre del agresor) era mi amigo y mientras pasaba confié en él, negué que estuviera pasando de verdad, no me haría eso; pero pasó. Pasó y me hizo mierda”, dijo. Además afirmó: “Recién hace unos días, después de dos semanas, fue la primera vez que me pude mirar al espejo y sostenerme la mirada sin llorar desconsoladamente”.