Buenos Aires
SEGUINOS    

    Otras tres cuentas bancarias en Suiza se vinculan con Lázaro Báez y sus hijos

    PLG_VOTE_USER_RATING

    PLG_VOTE_STAR_INACTIVEPLG_VOTE_STAR_INACTIVEPLG_VOTE_STAR_INACTIVEPLG_VOTE_STAR_INACTIVEPLG_VOTE_STAR_INACTIVE
     

    La fiscalía de Suiza le transmitió la información al juez Casanello, en donde por lo menos Leandro, Martíny Luciana Báez habrían viajado al país europeo y firmado documentación sensible, que pueden terminar con la libertad de por lo menos los últimos dos mencionados, que ingresaron vía Alemania

    Estas tres nuevas cuentas se añaden a otras diez, informadas por el juez Casanello a Suiza. Sobre el proceso para informar a quién pertenecen estas cuentas, Ladina Gapp, portavoz del Ministerio Público de la Confederación helvética, explicó que se trata de “un proceso dinámico”, en “curso de ejecución”, sobre el que “no estamos en medida de dar un marco temporal preciso” todavía.

    La sociedad panameña SGI Argentina, con una cuenta en el banco PKB de Lugano, controlada por Guillermo Rosso, y otra en el Safra Sarasin de Ginebra, y la panameña Marketing and Logistic Management, con cuenta en el Safra Sarasin, habrían lavado cerca de 20 millones de dólares, entre los años 2012 y 2013, firmas representadas por Gustavo Cesar Fernández, Eduardo Guillermo Castro y Fabian Virgilio Rossi, personas vinculadas a Lázaro Báez

    Las diez cuentas solicitadas por el juez Casanello involucran a dos colaboradores del empresario detenidos con en Buenos Aires, (Jorge Chueco y Daniel Pérez Gadin), a sus hijos (Luciana, Martin -ambos los más comprometidos-, Leandro y Melina), al uruguayo Juan Pedro Damiani Sobrero, y al supuesto testaferro de Báez en Suiza, el ítaloargentino Néstor Marcelo Ramos, cuya extradición se encuentra pendiente.

    Ramos, afincado en Suiza desde el 2005, está acusado de haber piloteado a través de la financiera que dirige en Lugano, “Helvetic Services Group”, una operación de blanqueo de 33 millones de dólares sacados ilegalmente de Argentina, a través de la adquisición en Ginebra de títulos de la deuda pública, que fueron luego liquidados en cuentas de Báez en Buenos Aires.

    El retraso en la transmisión de las diez cuentas que le faltan notificar a Suiza se debería a recursos interpuestos por los titulares de las mismas en el Tribunal Penal Federal suizo. Los beneficiarios de cinco de ellas serían los cuatro hijos de Lázaro Báez.